BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

EL MILENIO

    

Por: Rigoberto Gómez
Iglesia Pentecostal Unida Hispana
Masaya, Nicaragua


En Zacarías 14:3 leemos: “…saldrá Jehová y peleará con aquellas naciones…” refiriéndose a la batalla que Jesús tendrá con todas las naciones que pelearán contra él, “juntará a los desterrados de Israel y reunirá a los esparcidos de Judá de los cuatro confines de la tierra” (Isaías 11:12); “Y secará Jehová la lengua del mar de Egipto; y levantará su mano con el poder de su espíritu sobre el río, y lo herirá en sus siete brazos, y hará que pasen por él con sandalias. Y habrá camino para el remanente de su pueblo, el que quedó de Asiria, de la manera que lo hubo para Israel el día que subió de la tierra de Egipto” (Isaías 11:15-16). El señor recoge a sus escogidos ya que “enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntará a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo de los cielos hasta el otro” (Mateo 24:31); también es apresado el anticristo (la bestia) y el falso profeta para ser lanzados vivos al lago de fuego (Apocalipsis 19:20). Jesús derrota a todas las naciones (Apocalipsis 19:21) y Satanás es atado por mil años (Apocalipsis 20:1-2).


¿QUIÉNES ESTARÁN EN EL MILENIO?

     Sabemos, por la escritura, que Jesús “afirmará sus pies en aquel día sobre el monte de los olivos” (Zacarías 14:5) tal como lo expresa Judas 14 al citar la profecía de Enoc diciendo: “…He aquí, vino el señor con sus santas decenas de millares” enseñándonos que la iglesia (los santos) estarán en el reino del Mesías sobre la tierra. También el remanente de Israel, citado con anterioridad (Isaías 11:15-16), estarán en el milenio ya que Jesús “juntará a sus escogidos” (Mateo 24:31) incluyendo a aquellos que huyeron al desierto durante la gran tribulación (Apocalipsis 12:14). Los dos testigos que profetizaron durante el tiempo de angustia (gran tribulación), quienes fueron muertos y resucitados según Apocalipsis 11:11 junto con los 144,000 sellados de Apocalipsis 7:4. También “TODOS LOS QUE SOBREVIVIEREN DE LAS NACIONES (GENTILES) que vinieron contra Jerusalén, SUBIRÁN DE AÑO EN AÑO PARA ADORAR AL REY” (Zacarías 14:16), dando a entender que los gentiles tendrán su participación en el reinado de Jesús por mil años, y para reafirmarlo aún más, el versículo 18 menciona a los egipcios como parte de esas naciones gentiles. Además de esto, Juan menciona otro grupo que estará en el reino milenario: “…vi las almas de los decapitados por causa del testimonio de Jesús y por la palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni a su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos; Y VIVIERON Y REINARON CON CRISTO MIL AÑOS” empezando así el reinado del Mesías con todos aquellos que participan de “la primera resurrección” incluyendo a los santos del antiguo testamento.

¿CÓMO SERÁ DURANTE EL MILENIO?

     Será un gobierno teocrático, Lucas 1:34 dice: “…y su reino no tendrá fin” significando que no estará limitado a fronteras. En este gobierno Jerusalén será la capital y se convertirá en un centro de adoración mundial: “…subirán de año en año para adorar al Rey, Jehová de los ejércitos, y a celebrar la fiesta de los tabernáculos” (Zacarías 14:16). La tierra de Palestina será un paraíso, así lo leemos en Joel 3:18 “Sucederá en aquel tiempo, que los montes destilarán mosto, y los collados fluirán leche, y por todos los arroyos de Judá correrán aguas; y saldrá una fuente de la casa de Jehová, y regará el valle de Sitim”. Israel edificará las ciudades asoladas y las habitarán (Amós 9:14); pero “encenderán y quemarán armas, escudos, paveses, arcos y saetas, dardos de mano y lanzas; y los quemarán en el fuego por siete años” (Ezequiel 39:9); además, Israel limpiará la tierra de la multitud de muertos que dejó la guerra y los enterrará en el valle de Hamón-Gog durante siete meses (Ezequiel 39:11-12).

     Durante este tiempo el reino animal sufrirá cambios, Isaías 11:6-8 dice: “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora”. De igual manera Isaías 65:25 dice: “El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y el polvo será el alimento de la serpiente. No afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo Jehová”.
Según Isaías 65:20-23 la vida se prolongará: “No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito. Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. No edificarán para que otro habite, ni plantarán para que otro coma; porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo, y mis escogidos disfrutarán la obra de sus manos. No trabajarán en vano, ni darán a luz para maldición; porque son linaje de los benditos de Jehová, y sus descendientes con ellos”.

     Durante el milenio Israel será servido por otras naciones (gentiles). Isaías 60:10 dice: “extranjeros edificarán tus muros, y sus reyes te servirán…” ya que como lo dice el profeta: “porque la nación o el reino que no te sirviere perecerán, y del todo será asolado” (v12). A Israel le traerán de todas la riquezas de la tierra (Isaías 60:6-16). La escritura declara: “Edom y Moab les servirán, y los hijos de Amón les obedecerán” (Isaías 11:14). Las ciudades de los edomitas, moabitas y amonitas estarán asoladas por los juicios de Dios (Abdías 1:11-15; Sofonías 2:8-10). Con esto en mente entendemos lo que dice Isaías 61:5: “Y extranjeros apacentarán vuestras ovejas, y los extraños serán vuestros labradores y vuestros viñadores”, no cabe duda que Israel será servido por otras naciones.

FIN DEL MILENIO

     La Biblia dice: “Cuando los mil años se cumplan, Satanás será suelto de su prisión, y saldrá a engañar a las naciones que están en los cuatro ángulos de la tierra, a Gog y a Magog, a fin de reunirlos para la batalla; el número de los cuales es como la arena del mar. Y subieron sobre la anchura de la tierra, y rodearon el campamento de los santos y la ciudad amada; y de Dios descendió fuego del cielo, y los consumió. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos”. Estos versículos nos enseñan que al final del milenio Satanás vuelve a convocar a todas las naciones para hacer guerra contra “el campamento de los santos y la ciudad amada”, nuevamente es derrotado y lanzado al lago de fuego, terminando así, el reinado del Mesías para continuar con la segunda resurrección y el juicio del trona blanco.
Una eternidad con Jesús es lo que sigue después de todas estas cosas, y debemos ser parte de la iglesia levantada en el arrebatamiento, para poder participar de esa bendición de “verle cara a cara tal como él es”