LA IMPORTANCIA DEL NOMBRE EN EL BAUTISMO

Introducción:

Al leer el libro de Hechos de los Apóstoles y los comentarios de los historiadores que escribieron después de ellos, comparado con los comentarios modernos, todos concuerdan que durante los primeros tres siglos de la iglesia, cada vez que se bautizaba una persona las palabras que se invocaban eran “en el nombre de Jesucristo” (Hechos 2:38; 10:48), “en el nombre de Jesús” (Hechos 8:16) o “en el nombre del Señor Jesús” (Hechos 19:5). En ninguna parte de las Escrituras se menciona otra fórmula. Después del tercer siglo la fórmula bíblica fue sustituida por las palabras de Mateo 28:19 “…en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo”.
Lo que los comentaristas dicen:

El libro “El Bautismo en el Nuevo Testamento” de Beaslet-Murray afirma que según Hechos 22:16, en la era apostólica sobre el candidato al bautismo se invocaba o confesaba el nombre de Jesús, y a concluido que el nombre de Jesús fue dicho por la personas que bautizaba.El Diccionario Bíblico Ilustrado por Villa-Escuain, también nos dice que el bautismo en la era apostólica era en el nombre de Jesucristo. Lo mismo hace algunas enciclopedias como la británica.Hechos 2:38Hechos 8:16Hechos 19:5Mateo 28:19
A través del bautismo en su nombre venimos a ser propiedad de Cristo:

Es interesante saber lo que dice Vine en su Diccionario Expositivo, cuando habla del bautismo, él dice: “La frase en Mateo 28:19 “Bautizándoles en el nombre” (cf. Hch. 8:16) indica que la persona bautizada era mediante ello estrechamente ligada, o venía a ser la propiedad de aquel en cuyo nombre era bautizado.” Esto indica lo importante que es la invocación del nombre de Jesús.Es por medio de la fe, arrepentimiento y sobre todo el bautismo en su nombre que nosotros llegamos a ser propiedad de Cristo. Pablo expresa esta idea en I Corintios 6:19,20 y 7:23 y I Pedro 1:18,19 nos dice como fuimos comprados “con la sangre preciosa de Cristo”. Si el bautismo en el nombre de Jesús no salva, ¿cómo es que su sangre se aplica sobre nuestras vidas? Mediante la invocación del nombre de Jesús cuando somos bautizados. Por eso Juan puede decir: “Os escribo a vosotros, hijitos, porque vuestros pecados os han sido perdonados por su nombre” (I Juan 2:12). Ver también Juan 1:12.

Conclusión:

La importancia del nombre de Jesús reside en que este es el nombre oculto que Dios tenía reservado para este tiempo de salvación. El nombre que no les fue revelado a los profetas, aunque lo desearon conocer con intensidad, como Isaías 9:6, y que revela la salvación grande de Dios (Isaías 7:14). Pero que fue revelado a José y María (Mateo 1:21; Lucas 1:31) por el ángel Gabriel como una revelación divina.

El nombre de Jesús significa Jehová-Salvador, Jehová nuestra Salvación o Jehová es Salvación, por lo tanto “Jesús es la culminación de todos los nombres de Dios del Antiguo Testamento. Es el nombre más alto y mas exaltado que jamás ha sido revelado a la humanidad” (La Unicidad de Dios, por D. Bernad, p. 54). Este es el nombre que el prometió dar a conocer cuando dijo: “Por tanto mi pueblo sabrá mi nombre” (Isaías 52:6), el nombre que salva a todo aquel que en Él cree, como Pedro dijera: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre dado a los hombres en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12). Por eso los apóstoles y sus sucesores lo usaban en el bautismo, es mas Pablo dijo “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él (nombre)” (Colosenses 3:17).


Fuente: IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA HISPANA, INC.
            CENTRAL, HOUSTON
            http://www.ipuhcentral.org/