BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

LAS DOS ESPERANZAS DE LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

Los “testigos de Jehová” dividen a los creyentes en dos clases, con diferentes destinos. Una clase terrenal y otra celestial.


1. La “manada pequeña”. Son sólo 144,000 en total a través de toda la historia. Son nacidos de nuevo y bautizados con “espíritu santo”. Son los “ungidos”, sólo ellos pueden interpretar la Biblia correctamente y son aquellos que dan el alimento espiritual a las “otras ovejas” , incluyendo los Apóstoles, Arrio (hereje del siglo II que negaba la deidad absoluta de Jesús), Charles T. Russell (fundador de los “testigos”) y algunos otros dentro de la organizaciónWatchtower, mayormente el “Cuerpo Gobernante” y algunos altos funcionarios. Hoy en día quedan muy pocos de estos, aún entre los líderes de los tdJ. Estos vivirán para siempre en el cielo.




2. Las “otras ovejas”. Son una “gran muchedumbre”. No necesitan nacer de nuevo, no son ungidos ya que no tienen “espíritu santo”. Necesitan los libros y las revistas de la Watchtower (La Atalaya y Despertad) para saber lo que dice la Biblia. No se puede contar el número de estos, pero incluye creyentes del primer siglo y tdJ de hoy en día. Cada vez más numerosos (como 7 millones a nivel mundial) eventualmente tendrán que tomar las riendas de la organizaciónWatchtower. Estos vivirán para siempre en un paraiso en la tierra.




El número total de los 144,000 va decayendo año tras año. Los tdJ enseñan queen 1935 se cerró la oportunidad celestial y desde entonces nadie puede ser parte de la clase ungida. Esto hace que todos los convertidos desde 1935 sean parte de la “gran muchedumbre” y por ende sean personas que en pocos años fallecerán, dejando a las “otras ovejas” sin nadie que les dé su “alimento espiritual”. 




Si tdJ debía en 1935 saber que era de los 144,000, debería para ese entonces ya estar convertido. Para ello asumimos que debería por lo menos tener unos 15 años (porque sería necesario que supiera que había nacido de nuevo, es decir, tenía el bautismo de “espíritu santo” y pertenecía a la clase celestial) si esto es así, hoy en día tal persona tendría más o menos 86 años de edad. Aún si hubiera tenido 10 años de edad no tendría muchos años más para vivir. Parece que el reloj de la vida está a punto de destrozar otra falsa doctrina de los “testigos de Jehová.”




Para mayor información consulte nuestro libro ¿Existe Otro Evangelio? - Testificando a los testigos de Jehová, Volúmen 2, disponible de Los Pentecostales de Royalwood 713-473-1215.

Por G. Jorge Medina


© Defensores de la Fe


www.defensoresdelafe.org