BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

EXPLICANDO APOCALIPSIS 5:7 "TOMO EL LIBRO DE LA MANO DERRECHA DEL QUE ESTABA SENTADO EN EL TRONO"



Por: Rigoberto Gómez López
Iglesia Pentecostal Unida Hispana, Nicaragua
Iglesia Central Jinotepe-Carazo

Apocalipsis 5:7 “Y vino, y tomó el libro de la mano derecha del que estaba sentado en el trono”


En Génesis 49:9 Jacob bendice a su hijo Judá llamándole  “cachorro de León”, razón por la cual a Jesucristo, el supremo miembro de esta tribu, se le llama en el verso 5 “…el LEON DE LA TRIBU DE JUDA…”; sin embargo para mayor aclaración de su identidad se aclara un poco diciendo: “…LA RAÍZ DE DAVID…” aquí raíz viene del griego jriza que significa causa, origen, fuente. En la genealogía de Lucas Capítulo 3 encontramos que dice: “…David, hijo de Isaí, hijo de Obed…” (v32), pero más adelante seguimos leyendo: “…Set, hijo de Adán, hijo de Dios” (v38), por lo cual la raíz, fuente, causa, origen de David es DIOS MISMO (EL PADRE). En Apocalipsis 22:16 dice: “YO JESUS he enviado mi ángel…YO SOY LA RAÍZ Y EL LINAJE DE DAVID…”, aquí se nos declara que Jesús es esa RAÍZ (DIOS), pero también el linaje de David, por cuanto también en la carne era su descendiente.

En el versículo 6, Juan mira un cordero en lugar de un León, aquí se muestra el lenguaje simbólico que contiene este pasaje de la escritura, ya que aparece con siete ojos que simbolizan los siete espíritus de DIOS y su omnisciencia (Proverbios 15:3); además, tiene siete cuernos que significan la magnitud del poder de Dios y su Omnipotencia, e indudablemente hace referencia a la función de Jesucristo como “…el cordero de Dios que quita el pecado del mundo”(Juan 1:29), es decir, que Jesucristo es el cordero, pero también el León; es la raíz de David (DIOS MISMO, EL PADRE), pero también el linaje de David.

El cordero representa a Jesús en su humanidad, por eso está “…como inmolado…” (Muerto), ya que está simbolizando su sacrificio por el pecado, pero en Apocalipsis 4:2 dice: “… he aquí un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado”, en el versículo 8 dice que “… es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir”, dándonos a entender que se refiere también al señor Jesucristo como Dios ya que en Apocalipsis 1:8, hablando de Jesús, dice: “Yo soy el alga y la omega, principio y fin, dice EL SEÑOR, EL QUE ES Y QUE ERA Y QUE HA DE VENIR, EL TODOPODEROSO”.

En conclusión, Apocalipsis 5 nos enseña la doble naturaleza de Jesucristo, tanto en su función como cordero inmolado en sacrificio por nuestros pecados, como en su condición como Dios Todopoderoso. Isaías 9:6 nos habla de Jesús, el Mesías, como “HIJO” (Cordero, humanidad), pero también como “DIOS FUERTE” Y “PADRE ETERNO”, es decir, que en este lenguaje simbólico fue representado a Jesucristo en su papel como Dios (raíz de David) y en su humanidad como cordero inmolado ya que Dios no puede ser visto de los hombres pues “…habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén”, y Apocalipsis 22:3 dice: “… el trono de DIOS Y DEL CORDERO…”, siendo un solo trono establecido en el cielo (Apocalipsis 4:2), por eso no dice los tronos, ya que Dios y Cordero no son dos personas distintas sino una referencia a su representación  como sacrificio y Dios Todopoderoso, el cual no puede ser visto como Espíritu que es, pero el cuerpo de Cristo “…es la imagen del Dios invisible…” (Colosenses 1:15).