BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

¿CUAL ES SU NOMBRE Y EL NOMBRE DE SU HIJO SI SABES? (Proverbios 30:4)

Por: Rigoberto Gómez
Iglesia Pentecostal Unida Hispana, Nicaragua.
El nombre en tiempos Bíblicos manifestaba el carácter, personalidad o descripción de la persona. De igual forma, era importante saber el nombre de Dios para conocerlo a él. Moisés estaba interesado en saber su nombre a tal punto que le preguntó a Dios diciendo: “…si ellos me preguntaren: ¿cuál es su  nombre?, ¿qué les responderé? Porque su nombre revelaría su naturaleza, identidad y carácter. A pesar de que otros se lo preguntaron, no se lo reveló a Jacob (Génesis 32:29), tampoco a Manoa (Jueces 13:17-18); pero sí se lo reveló a Moisés.

La respuesta de Dios para Moisés fue: “Yo soy el que soy. Y dijo: Así dirás a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros…ESTE ES MI NOMBRE PARA SIEMPRE…” (Éxodo 3:14-15). Así que se había aparecido a Abraham, Jacob e Isaac; pero como dice Éxodo 6:3 “… más en mi nombre Jehová (YHWH) no me di a conocer a ellos”. YHWH, viene del hebreo hayah que significa ser, dando a entender que él es “EL QUE ES” o EL QUE EXISTE POR SÍ MISMO;  y a como dijo el profeta Isaías: “Yo Jehová (YHWH), ESTE ES MI NOMBRE; y a otro no daré mi gloria ni mi alabanza a esculturas” (Isaías 42:8).

            Los judíos no se atrevían a pronunciar YHWH, preferían reemplazarlo por la palabra Adonai que se traduce como Señor. La razón por la cual no lo pronunciaban era por temor y reverencia; pues escrito está “No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano” (Éxodo 20:7); trayendo como consecuencia, al pasar los años, que la pronunciación original del nombre de Dios se perdiera. YHWH se conoce como el Tetragramatón, al cual le insertaron las vocales de Adonai para obtener la palabra YAHWEH o la versión al castellano JEHOVÁ; sin embargo existen diferentes opiniones acerca de cómo escribirlo.

Podemos decir que cuando Proverbios 30:4 pregunta “… ¿Quién afirmó todos los términos de la tierra?”, la respuesta es Dios, pero al continuar la interrogación “¿Cuál es su nombre…?”, la escritura contesta que en el antiguo testamento es YHWH, pero también encontramos una revelación progresiva de su nombre tal como lo expone el hermano John Hopkins en su libro El Nombre De Dios Revelado, Pág. 9,10 : “Podemos ver la progresión del nombre. Todos estos nombres compuestos son revelaciones del nombre de Jehová, EN FORMA PROGRESIVA, Dios llegando a ser conocido en diferentes maneras, por su nombre glorioso:

1.) Jehová-Sabaoth (Jehová de los ejércitos): 1 S. 1:3; Ro. 9:29; Stg. 5:4; Is. 1:9.
2.) Jehová-Jireh (Jehová proveerá): Gn. 22:13-14
3.) Jehová-Rafa (Jehová sanador): Ex. 15:28
4.) Jehová-Nisi (Jehová es mi bandera): Ex. 17:8-15.
5.) Jehová-Salom (Jehová es paz): Jue. 6:24.
6.) Jehová-Ra-ah (Jehová es mi pastor):Sal. 23:1.
7.) Jehová-Tsidkenu (Jehová justicia nuestra): Jer. 23:6.
8.) Jehová-Sama (Jehová está presente): Ez. 48:35.”  

            La interrogante en proverbios 30:4 continúa “¿… y el nombre de su hijo, si sabes?”, esta porción bíblica contiene una profecía acerca del mesías (Nuestro Señor Jesucristo), quien revelaría el nombre de Dios en esta dispensación de la gracia.

La Biblia declara que Jesús, en su humanidad,  es “un poco menor que los ángeles” (Hebreos 2:7); pero también, en su humanidad, es mayor que ellos por “cuanto heredó un más excelente nombre que ellos” (Hebreos 1:4), Jesús como hombre heredó el nombre de lo Divino (Su Espíritu). Estaba profetizado: “…mi pueblo sabrá mi nombre por esta causa en aquel día; porque yo mismo que hablo, he aquí estaré presente”, Jehová del antiguo testamento daría a conocer su nombre, él mismo lo haría porque su palabra dice “estaré presente”. Jesucristo cumplió con esto al decir: “He manifestado (dado a conocer) tu nombre a los hombres…” (Juan 17:6) y lo vuelve a declarar en el versículo 26: “…les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún”. Jesucristo afirmó no traer su propio nombre al decir: “Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en SU PROPIO NOMBRE, a ése recibiréis”; sin embargo, los religiosos de aquel tiempo lo rechazaron y decían a los apóstoles “que no hablasen en el nombre de Jesús” (Hechos 5:40), “ni enseñasen en el nombre de Jesús” (Hechos 4:18). 

El nombre Jesús viene del griego IESOUS, traducción hecha del hebreo JESHUA, que proviene del hebreo YEHOSUA, ambos nombres se traducen como YHWH(Jehová) SALVA. En un sentido profético Proverbios 30:4 declara que al manifestarse nuestro Dios en una naturaleza humana, traería consigo su nombre (Y NO EL DE OTRO), el cual prometió dar a conocer a su pueblo para salvación.

Hoy nos damos cuenta que el nombre de Jesucristo es un nombre “sobre todo nombre” (Filipenses 2:9) y que “no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hechos 4:12) porque “la piedra que desecharon los edificadores, ha venido a ser cabeza del ángulo” (Hechos 4:11) y nosotros lo hemos recibido, le conocemos y declaramos que “ES DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS, bendito por los siglos. Amen (Romanos 9:5).