BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

LA ENVIDIA, EL CELO Y LOS CELOS AMARGOS

Por: Eduardo Mardones
Tomado de http://www.ipua.org

Muchas veces hemos escuchado la expresión “lo hizo por celos” o “lo hizo por envidia” cuando alguien agrede a otro en el ámbito secular, pero dentro de la iglesia se desarrollan también estas guerras y Pleitos que son “nacidas” del celo y la envidia,(Santiago 4:1)


Que es envidia y que es celo, como funciona la envidia y cómo funciona el celo.

Primero miremos la envidia.

Cuando hay envidia de otra persona, el envidioso se enfurece y muchas veces hasta le cambia el semblante cuando el envidiado se hace presente, esto hace, muchas veces, que el envidioso haga comentarios irónicos o soases sobre él envidiado. La envidia es un sentimiento de enojo por la prosperidad, felicidad, metas, logros y todo lo positivo que el otro está alcanzando y que por algún motivo el envidioso no lo a podido alcanzar, esta envidia producira una reacción negativa que lo levantara en contra de la persona en la cual él a “puesto los ojos” ya que la etimología de la palabra envidia es: Mirar con malos ojos, ( de aquí los antiguos creían en el mal de ojos, debido a que, se creía, que quien te miraba con malos ojos, “envidia”, te podía acarrear desgracias, miserias, enfermedades, u otros males).

A partir de aquí, el envidioso, comenzara a trabajar para que la otra persona no logre sus metas y hará lo imposible para desacreditar a la persona a quien envidia, pero no sabe que solo se está destruyendo así mismo ya que la envidia no dejara prosperar al que la tiene, si no, que, también tratara de destruir la vida sobre la cual está dirigida: santiago 4:2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de ENVIDIA, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis…

La envidia tiene origen en la Carnalidad: Santiago 4:1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras “pasiones” (griego edone- concupiscencias), las cuales combaten en vuestros miembros? La envidia es el resultado de vivir una vida adulterada (mezclada) con el mundo: Santiago 4:4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Entonces la envidia desea y anhela lo que otro tiene, pero muchas veces el envidioso no lo puede lograr porque está viviendo una vida sensual a nivel iglesia y su oración no tiene el rumbo correcto, por eso no recibe: Santiago 4:3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites.

¿Qué debe hacer el envidioso entonces para comenzar a alcanzar lo que anhela?

Santiago 4:8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros… En este acercamiento a Dios el envidioso dejara de vislumbrar, para comenzar a ver claramente la realidad de su condición espiritual, y es, que está siendo manejado por Satanás mismo, Santiago 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.

EL CELO.

Si bien, hay dos tipos de celos, una difiere del otro, en uno se refiere a su forma positiva y el otro tiene una línea muy fina con la envidia, pero no son lo mismo desde el punto de vista etimológico, como hemos visto etimológicamente envidia es “Mirar con malos Ojos” en cambio la palabra Celo, etimológicamente viene del Griego Zein con el significado de hervir, y se transfiere al latín zelus con el significado de ardor o pasión de ahí vigilar o celar, pero esta Zelo no debe confundirse con el latín, Celare, que tiene el significado de cubrir, y que nos dio palabras como, ocultar, célula y clandestino.

El latín Zelus, de donde viene en efecto celo como ardor y pasión por algo, y también como apasionada sospecha e inquietud de que la persona amada ponga su interés en otro, es exactamente un préstamo tardío del griego Zelos, ganas tremendas de algo, fervor, apasionamiento, ardor, ansia por algo o alguien, emulación, rivalidad, y también objeto de deseo. Aunque el diccionario de la real academia española, dé este vocablo como relacionado con el verbo Zein-hervir, esto no es más que una vieja etimología popular que ni Chantraine ni otros etimólogos del griego tienen en cuenta en absoluto.

Entonces podemos decir que el significado de Celo es “tener ganas tremendas de algo” Cuando nosotros celamos a una persona (a la cual amamos) “tenemos unas ganas tremendas” que esa persona este solo con nosotros y con nadie más; que nos preste atención solo a nosotros, y que sus pensamientos y acciones sean solo para nosotros; tal vez en la etimología de esta palabra podamos entender en versículo deDeu 4:24 Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso. Y también entender cuando Dios dice en: Deuteronomio 5:9 No te inclinarás a ellas ni las servirás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso… entendiendo así que Dios nos quiere como pueblo exclusivo de su propiedad y no quiere compartir el Amor que le debemos dar con nadie más, (ídolos) solo servirle a él.

Pero referente a celar en relación a los logros obtenidos por otros ya que se utiliza celo como sinónimo de envida, el celo actúa diferente a la envidia, ya que la envidia trata de impedir el crecimiento y desarrollo del otro, el celo trata de alcanzar y obtener lo que el otro tiene y de pronto se desarrolla en el celoso “unas ganas tremendas de tener lo que el otro tiene”, pero a diferencia de la envidia el celo no trata de “impedir” el crecimiento si no, de obtener lo mismo del otro, aunque sea imitando o emulando al que progresa, el celoso tiene pasión por obtener lo mismo que los otros: Hch 22:3 Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros.

Al celoso lo puedes incluir en tus planes ya que el también querrá tener y obtener lo que tú quieras alcanzar pero el envidioso será una piedra de tropiezo ya que la carnalidad con la que actúa impedirá el desarrollo del Celoso.


Celos amargos.


Pero si nos referimos al celo de la etimología latina celare con el significado de cubrir ocultar, este es hermano de la envidia ya que la envidia exterioriza sus sentimientos, pero este celo oculta sus verdaderas intenciones, y de esta manera se vuelve destructivo, debemos tener cuidado con las personas que tienen este celo ya que es inicuo para la vida de la iglesia Stg 3:14 Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; este tipo de celos es un celo destructor porque se enfoca en el ego centrismo del individuo Gál 4:17 Tienen celo por vosotros, pero no para bien, sino que quieren apartaros de nosotros para que vosotros tengáis celo por ellos.

Es por eso que los líderes deben tener mucho cuidado, y procurar tener esa sabiduría que viene de lo alto, la cual es para edificación de su propia vida y la edificación de la iglesia.