BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

VISIÓN SIN LÍMITE (Por: Pastor Elias Limones)

                                                                                                                                                                                                                                                 Por: Rvdo. Elias Limones.
Tomado de http://www.perupentecostal.org/


“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendran limite…” Isaias 9:7

Me gusta el lenguaje que usa la Nueva Versión Internacional que dice: “Porque no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve tiene límites, mas lo que no se ve, no tiene límites.”

Límite, es una línea visible o en casos imaginaria que señala el fin de algo y el principio de otro, o la separación entre dos cosas. También podemos decir que límite es la norma, o la regla que determina hasta donde puede llegar algo.

Hay límites geográficos entre un país y otro. Hay límites disciplinarios. Hay límites físicos. Job, el justo Job, dice que Dios ha establecido límites a la longevidad del hombre, así como a la superficie de las aguas.

Nuestro Dios estableció límites a ciertos elementos de la tierra, incluyendo la longevidad del hombre. Y es bueno establecer límites, porque imagínese carreteras sinlímites de velocidad, planteles educacionales o congregaciones sin límites disciplinarios, sin embargo límites también pueden ejercer cierto efecto negativo en la “psique” o en la mente de la persona.

Inclusive en el mundo animal. Animales que se los confinan a jaulas o se lo atan con cadenas, desarrollan hábitos que limitan su potencial.

Ejemplo: el elefante. Si usted ata un elefante desde su infancia a una estaca con una cadena de 20 pies de largo, este animal cuyo peso en su edad madura oscila entre 5 y 6 toneladas, después de cierto tiempo aun sin la cadena, el elefante va solamente a movilizarse a 20 pies de distancia.

Usted coloca en un recipiente con una tapa a una langosta o al comúnmente conocido como saltamontes, y ese saltamontes al tanto golpear su cabeza, va a establecer un limite mas abajo de lo que él puede saltar que aun estando fuera del recipiente y libre para saltar mas libremente no lo va a hacer, debido a la limitación a la que se acostumbró.

El ser humano aun siendo la criatura hecha a la semejanza de Dios, debido a su estado caído, tiene la tendencia de desarrollar ciertos complejos, o bloques o paradigmas mentales, que lo hacen creer que no pueden ir mas allá, y se limita.

Los 10 de los 12 espías que inspeccionaron la tierra de Canaan, poseían un potencial de conquistar las ciudades fortificadas y matar a los gigantes, pero por haberse limitado a una cárcel del tamaño de un desierto, su mentalidad fue, “No podemos.” Somos limitados en tamaño; en poder, en fuerza. Parecemos langostas al lado de ellos.

Muchos creyentes y congregaciones del Nombre que se han hallado confinados a un edificio donde apenas se pueden mover, que se hallan satisfechas con 50 o 100 o 200 miembros, o congregaciones confinadas a un templo, o una comunidad, o una ciudad, cuando se les presenta un desafió o una oportunidad, no quieren arriesgar nada debido a la mentalidad que han desarrollado. Se han acostumbrado a su zona confortable.

Hay estudiantes que se limitan en el campo educativo porque piensan que no pueden aprender mas. Otros se han limitado en el campo de negocios porque piensan que no pueden ir mas allá. Y esto también es verdad aun en el campo espiritual: hay creyentes que se limitan en su conocimiento del Señor, se limitan en su oración, y en su evangelismo. Hay ministros que se limitan a avivamiento y en el crecimiento de la iglesia.

La verdad es que no hay límites en nuestra experiencia con Dios; no hay límite en avivamiento, no hay límites para el crecimiento numérico, y espiritual de la iglesia, no hay límites en evangelismo. Podemos conocer cuanto queramos conocer de Dios Podemos crecer cuanto deseemos crecer.

Podemos plantar el número de iglesias que deseemos plantar. Y si el hombre ha aprendido a romper sus limitaciones físicas en base a su ingeniosidad y su determinación; nosotros, creyentes regenerados por el del nombre de Jesús en el bautismo y del Espíritu Santo, podemos hacerlo con mucha más razón.

Por ejemplo: No fuimos diseñados para volar. Fuimos diseñados primeramente para gatear, luego para caminar y finalmente para correr. Pero hoy en día, el hombre con su creatividad humana y con el deseo de superar sus limitaciones, ha creado objetos, aparatos que pueden transportarnos aéreamente de un hemisferio a otro en cosa de horas. Inclusive hoy en día el hombre puede literalmente volar hacia las estrellas.

Fue tal la determinación de los constructores de la torre de Babel en lograr su objetivo, que el Señor dijo: voy a descender porque nada los hará desistir de su objetivo.

Una visión sin límites: alcanza lo inalcanzable, mira lo invisible, y oye lo inaudible.

No hay obstáculo insuperable para el hombre o la mujer que posee una visión sin límites.

Alejandro Magno, miró a un mundo sin límites, y comenzó a conquistarlo imperio a imperio. Finalmente lloró porque no había mas imperios por conquistar. Y si Alejandro Magno conquistó al mundo, porque no la Iglesia del Señor Jesucristo.

Nosotros tenemos y servimos a un Dios cuyo Imperio no tiene limites, según el profeta mesiánico Isaías, en su revelación de la humanción de nuestro Dios, dice en uno de los versos mas repetidos en la iglesia del nombre, Isaias 9:6 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobro su hombro, y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límites.” El imperio de nuestro Señor no tiene límites. ¿Sabe cual es el imperio del Señor? El imperio de la luz. Y Él rige su imperio por medio de su iglesia, y si su imperio no tiene límites, su iglesia no tiene límites.

Hay diferentes imperios o reinos en este mundo y cada uno de esos reinos tienen límites, pero el reino de nuestro Dios no tiene límites.

La iglesia del Señor esta diseñada:
Para pasar por el fuego y no quemarse,
Pasar por el agua y no ahogarse.
Ni las puertas del Hades prevalecerán contra ella.

Moisés fue un hombre limitado en sus habilidades de oratoria, el no fue un gran organizador – su suegro Jetro le ayudó cuando le dijo: sino tu no delegas ayudantes, te vas a morir.

Sin embargo Moisés tuvo el deseo suficiente para romper las limitaciones en el aspecto espiritual, y llegó a donde ningún otro hombre a podido llegar y esto es: hablar cara a cara con Dios.

El Señor le dice a Moisés, “sube tú y trae consigo a Aarón, pero no dejes que los sacerdotes y el pueblo traspasen el límite para subir a Jehová, no sea que haga en ellos estrago.”

Moisés rompió los límites y fue mas allá de la norma establecida, con razón Moisés oró en Deuteronomio, y al final de sus días el ora diciendo: “Señor apenas has comenzado a mostrarme tu gloria y tu poder”, y él concluye su poderosa oración diciendo: “Señor muéstrame tu gloria.”

David – tenia limitaciones físicas, sin embargo él rompió todos los paradigmas y bloques mentales que habían dominado a las generaciones hasta él, y se enfrentó a un hombre tres veces más grande que él con una honda y 5 piedras.

Le trataron de colocar una armadura de bronce, casco, lanza y espada, pero con todo eso encima de él no pudo caminar.

Hay veces que queremos ganar batallas usando métodos humanísticos, métodos carnales, pero el único método que funciona es el método divino. ¿Por qué? Porque Él fue mas allá de la opinión general, rompió la norma, y con una visión sin límites, antes que el gigante cayese Él ya lo miro caído.

No podemos limitarnos solamente a cierto horario de oración.
No podemos limitarnos solamente a ciertos días de evangelismo,
No podemos limitarnos solamente a una adoración y alabanza rutinaria.
No podemos limitarnos a cierto nivel de crecimiento.

La iglesia del primer siglo miró a un mundo sin límites de raza, de color, de lenguaje, y solamente un puñado de creyentes del nombre, que creyeron a la visión sin límites del Señor Jesucristo: Y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria pero no se limiten solamente a su ciudad y a su estado, el Señor no tiene límites: HASTA LO ULTIMO DE LA TIERRA.

Una historia que causó impacto en mi vida cuando la leí, testifica del poder que descansa dentro del hombre sea este crédulo o incrédulo, para ir mas allá de sus limites.

Un maquinista de una locomotora de 4,000 caballos de fuerza estaba haciendo uno de sus viajes rutinarios en la
hermosa área de la Colombia Británica en Canadá. Los pasajeros fueron interrumpidos cuando una niña de tres años de edad se hallaba caminando sobre las rieles. Cuando el maquinista de 61 años la miró a 60 metros de distancia, comenzó a sonar el silbato y aplicó el freno de emergencia. La niña, asustada, solamente agachó su cabeza y se arrodillo. El maquinista en su desesperación saltó de la cabina de control y corrió mas rápido que el tren y en milésimas de segundos logró alejar a la niña de las rieles del tren, mientras los vagones pasaban rugiendo cerca a sus oídos. Este hombre de 61 años de edad, con problemas de obesidad, rompió sus límites físicos por salvar la vida de esta niña de 3 años de edad. El Gobernador debido a este acto heroico le concedió la medalla de valor.

Talvez no seremos los mas ricos, los mas populares, los mas inteligentes, pero si pudiéramos romper esos límites que nos tienen atrapados e impidiéndonos alcanzar el potencial que Dios nos ha prefijado, definitivamente correríamos como el profeta Elías que corrió mas rápido que los caballos de Acab.

Necesitamos correr más rápido que cualquier otra secta religiosa de este mundo, porque nosotros tenemos la verdad y el poder de Dios en nosotros.