LA MUERTE ESPIRITUAL DE UN CRISTIANO