BUSCAR EN ESTE BLOG

Búsqueda personalizada

TIEMPO, ETERNIDAD Y PREDESTINACIÓN



Por: Jason Dulle
Fuente: http://www.onenesspentecostal.com/
 
Este breve artículo pretende examinar la idea del tiempo y la relación de Dios con el tiempo. Específicamente, ¿puede o debe decirse que Dios existe en el pasado, presente y futuro simultáneamente? El autor toma la posición de que tal afirmación no puede, y no debe decirse de Dios debido a la naturaleza misma del tiempo, y la naturaleza de Dios mismo.

La importancia de este estudio en lo que se refiere a la teología es doble. Nuestra comprensión del tiempo afecta nuestra comprensión sobre la naturaleza de la eternidad y nuestra comprensión de la relación entre la presciencia de Dios, la predestinación y el libre albedrío humano. En cuanto a la primera, un malentendido de la naturaleza del tiempo lleva a creer que la eternidad es una existencia eterna. Esto nos causa problemas en el campo de la física. En cuanto a este último, un malentendido de la naturaleza del tiempo puede conducir a una ideología de que las acciones del hombre son relegadas a un estado sin sentido, siendo sólo la actuación de lo que Dios ya ha hecho que suceda en el futuro.

Para comenzar este estudio, primero examinaremos la naturaleza del tiempo y luego examinaremos las implicaciones teológicas de las conclusiones.

Dios creó el tiempo. El tiempo no es parte del ser o esencia esencial de Dios. Él es trascendente en su relación con el tiempo. Dios creó el tiempo cuando creó la materia y el espacio al principio.[1] Lo llamamos continuo tiempo-espacio-materia. El tiempo, el espacio y la materia están inseparablemente conectados entre sí. La existencia humana no puede existir sin los tres elementos. El movimiento es interdependiente del tiempo porque las acciones, pensamientos y sentimientos no pueden tener lugar en este universo físico sin él. Pasar del punto A al punto B requiere un período de tiempo duradero. Pensar un problema o algo también requiere un período de tiempo duradero. La acción es lineal, no punctiliar. El movimiento es progresivo. Requiere tiempo para que se realice.

El tiempo es parte de la creación de Dios, igual que ardillas, árboles, montañas y gente. Así como Dios interactúa con el resto de Su creación, Él interactúa con el tiempo. Debido a que el tiempo se crea, impide que Dios tenga su existencia arraigada y atada por el tiempo.

Como seres humanos, concebimos tres aspectos del tiempo: pasado, presente y futuro. Estos tres aspectos son tres divisiones de tiempo de las que estamos conscientes. De estas divisiones, ¿cómo puede ser el pasado y el futuro, si el pasado ya no existe y el futuro no lo es todavía? [2] Podemos recordar acontecimientos y pensamientos pasados, pero entendemos que mientras los estamos recordando, no están sucediendo de nuevo . Podemos pensar en lo que podría ser el futuro, pero entendemos que nuestros pensamientos están ocurriendo en el presente, y lo que hemos pensado todavía no ha sucedido.

Es imperativo entender que Dios no creó el pasado, presente y futuro. Dios sólo creó el tiempo. El tiempo es un flujo unidireccional, intocable e inalterable. El pasado y el futuro no existen, es decir, no son objetivamente reales. El pasado existía, y el futuro existirá, pero todo lo que existe es el presente. El pasado puede considerarse real en la medida en que realmente existió en un momento dado, pero ya no es real en el sentido de que no se puede acceder a él en nuestro mundo. Sólo tenemos acceso al presente. Del mismo modo, el futuro puede considerarse real porque realmente existirá, pero no es todavía real en el sentido de que no se pueda acceder a él.

Es crucial entender que el pasado y el futuro no son entidades creadas. Sólo son perspectivas humanas en el tiempo desde el punto de vista del presente (el único aspecto del tiempo que existe y en el que nos movemos y tenemos nuestro ser). Desde el punto de vista del presente podemos recordar lo que ya ha sucedido. Desde el presente podemos imaginar lo que sucederá en el futuro, pero no vivimos en el futuro. La naturaleza del tiempo es tal que lo que imaginamos que ocurrirá en el futuro ocurrirá repentinamente en el presente una vez que se alcance ese punto, momento en el cual el presente se convierte instantáneamente en el pasado. Este proceso es infinito e inconmensurable.

La naturaleza del presente no puede ser más que la de un mero instante. Si el presente fuera más largo que un instante, sería duradero, y por lo tanto podría ser dividido. Si pudiera dividirse incluso en el más mínimo de fracciones, dejaría de ser el presente porque sería duradero. El presente no tiene duración.[3] Si lo hiciera, podría dividirse en un pasado, presente y futuro. Si el presente se puede dividir de tal manera que incluya el pasado y el futuro, la idea de un presente carecería de sentido.

El pasado y el futuro no son reales. El pasado nunca se puede acceder, y el futuro sólo se puede acceder a medida que el presente pasa hacia el pasado, hasta llegar al punto en el futuro que se imaginó, que al llegar, fluiría inmediatamente en el pasado. El futuro sólo se actualiza cuando se realiza en el presente. Algo se puede anticipar que ocurra en el futuro, pero hasta que realmente ocurre no se puede decir que sea objetivamente real. Yo "sé" que me levantaré e iré a trabajar mañana, pero mi presciencia de esto no lo hace real. Se vuelve real una vez que aparezco, porque es posible que no vaya a trabajar por una razón u otra.

El futuro es inexistente. Puede ser anticipado, pero no totalmente conocido, o experimentado. Entendemos el concepto de "futuro" porque hemos experimentado llegar a un punto en el tiempo que en un momento sólo fue imaginado en nuestra mente. El 13 de julio imaginamos lo que estaríamos haciendo el 14 de julio, y luego de repente, después de pasar una serie de "nows" llegamos el 14 de julio. Antes de que el sol bajara y volviera a surgir, el 14 de julio sólo se imaginó, pero ahora es una realidad presente.

Muchos hablan de cambiar el futuro, pero el futuro no se puede cambiar. Es tan inútil hablar de cambiar el futuro como de hablar de cambiar el pasado. Vivimos en este mundo avanzando en una serie de nows, de un pasado irrecuperable a un futuro incierto. El ahora es donde vivimos. El futuro no tiene otra realidad aparte de lo que hacemos de ella. Formamos nuestro futuro en el presente. Es el presente el que afecta nuestro futuro, no nuestro futuro que afecta nuestro presente, porque nuestro futuro no es objetivamente real hasta que se convierte en el presente a través del proceso de la aprobación de una serie de nows.

Si el pasado y el futuro no existen, ¿por qué somos conscientes de ellos? Incluso estamos conscientes de los períodos de tiempo transcurrido. ¿Cómo puede ser esto si todo lo que tenemos es el presente y el presente no es más que un instante indivisible? ¿Cómo es que podemos recordar el pasado si el pasado no es objetivamente real? ¿Cómo estaban conscientes los profetas del futuro si el futuro no existe? ¿Cómo podían ver lo que no está allí? El hecho de que el futuro puede ser visto por la revelación divina, y el pasado puede ser visto en la mente del conocedor, muestra que el pasado y el futuro sí existen. La pregunta es: ¿dónde existe el pasado y el futuro? El único lugar en el que el pasado y el futuro puede existir está en la mente del conocedor, ya que recuerda el pasado o imagina el futuro, pero las actividades de recordar e imaginar sólo pueden tener lugar en el presente. El tiempo se registra en nuestras mentes, porque las acciones se registran en nuestras mentes, y la acción requiere la duración del tiempo. La mente cumple tres funciones: memoria, atención y expectativa, [4] pero todas estas funciones funcionan en el presente. Con este entendimiento se puede concluir que "el presente de las cosas pasadas es la memoria, el presente de las cosas presentes es la percepción directa, y el presente de las cosas futuras es la expectativa" .[5] Sólo en este sentido existen el pasado y el futuro.

Si el pasado y el futuro no son objetivamente reales, y si Dios no creó el pasado o el futuro, sino que los conoce perfectamente, ¿cómo se puede decir que Dios existe en el pasado, presente y futuro al mismo tiempo? Dios es un ser atemporal, aparte de Su existencia como el Hijo en el cual Él existe en el tiempo, y depende del tiempo de la misma manera que toda materia es. Para que la materia exista, el tiempo debe estar presente, porque la materia se mueve y cambia, y cualquier acción requiere tiempo para su finalización en el mundo físico. Dios en Su humanidad (inmanencia) está sujeto al tiempo, ya que es parte de Su naturaleza, pero Dios en Su trascendencia como Espíritu es intemporal en la naturaleza. Dios interactúa con los seres humanos en el presente. No puede interactuar con nosotros en el pasado, porque el pasado no existe. No se puede acceder a ella. Dios no puede interactuar con nosotros en el futuro porque el futuro no es real. Esto no quiere decir que Dios no conozca el pasado o el futuro. Conocemos el pasado y podemos tener un conocimiento anticipatorio del futuro, pero Dios sabe todo sobre el pasado y el futuro. Para que Dios interactúe con su creación, debe interactuar con el tiempo. Puesto que el tiempo sólo existe objetivamente en el presente, y por lo tanto la creación sólo existe en el presente, Dios sólo puede existir e interactuar en el presente. Si el tiempo es un flujo unidireccional que es intocable e inalterable, no habría razón para decir que Dios existe en el pasado, presente y futuro, todo al mismo tiempo.

Trascendencia

Eternidad


Si la materia sólo puede existir en el tiempo porque requiere tiempo para que cualquier acción o pensamiento ocurra, entonces el estado eterno del hombre también debe existir a tiempo para que haya una resurrección corporal física. La Biblia enseña que en el estado celestial tendremos cuerpos físicos, que habitan una ciudad física, que descansa sobre una tierra física. Como tal, debemos existir en el tiempo. Algunos pueden argumentar que la naturaleza de la nueva tierra y nuestros cuerpos resucitados serán tales que no necesitaremos operar en el continuo tiempo-espacio-materia. Aunque esto es posible, la Escritura no apoya tal hipótesis. El cuerpo glorificado de Jesús todavía operaba dentro del tiempo, y no hay indicación de que nuestra existencia en nuestro cuerpo glorificado sea diferente a la suya.

Algunos han creído que no hay tiempo en la eternidad basado en Apocalipsis 10: 6b, donde un ángel proclamó "que ya no haya tiempo". En el contexto, esto no se refiere al fin de la existencia del tiempo, sino al final de la gran tribulación. El versículo siete proclama que cuando el séptimo ángeles suene su trompeta, el misterio de Dios será consumado; Sin embargo, todavía hay el regreso del Señor, el reinado de mil años de Cristo, y el juicio de los muertos que todavía está por suceder (Apocalipsis 19: 11-20: 15). El ángel se está refiriendo a la brevedad del tiempo que queda antes de la revelación de Cristo que terminaría con la gran tribulación. La Biblia NET captura el significado del griego cuando traduce la frase de la siguiente manera: "No habrá más retraso!"

La eternidad no es la intemporalidad per se, pero es el tiempo interminable. El tiempo será irrelevante en la eternidad. No mediremos el tiempo, y por lo tanto no estaremos conscientes de su muerte, pero sin embargo seguirá existiendo. Usamos el sol, las estrellas y la luna para medir el paso del tiempo en nuestro mundo actual. Con tal, vienen con ideas tales como horas, días, semanas, meses, años y así sucesivamente. En la eternidad no habrá cosmos para medir el tiempo. No habrá noche porque Jesús alumbrará la Nueva Jerusalén (Apocalipsis 21: 23-26).

Predestinación, conocimiento previo y acción humana

La segunda implicación es muy importante para la doctrina de la predestinación. Muchos han preguntado: "Si Dios sabe todo lo que va a suceder en el futuro, ¿por qué todavía necesita suceder?" Si Dios conoce el futuro, entonces no podemos evitar sino cumplirlo, porque Dios no puede encontrarse equivocado. Todo sucederá como Dios lo ha previsto, ¿no relegará esto a la actuación? Aunque se podría decir mucho sobre este tema, limitaré mis comentarios al tema que nos ocupa.

Tal pregunta equivoca la presciencia con el determinismo. Saber que algo pasará no es lo mismo que hacer que suceda. Dios tiene conocimiento a priori (antes de la experiencia) acerca de todo lo que ocurrirá, pero Él no escribe el guión. Es como un semáforo. Cuando me acerco a una luz roja, tengo un conocimiento previo de que se convertirá en verde pronto, pero no lo hice, y no puedo hacer que se vuelva verde. Alguien más era responsable de eso. El conocimiento previo de Dios de los acontecimientos futuros no determina el curso de los acontecimientos, sino que el curso de los acontecimientos que serán actuados en el futuro por el libre albedrío determina algo de lo que Dios sabe acerca del futuro.[6]

Nuestras acciones no pueden considerarse meras actuaciones. Si el futuro no existe objetivamente, y no puede decirse que sea real aparte del pensamiento de su existencia pendiente, entonces las acciones conocidas no pueden considerarse reales hasta que se realicen. Volviendo a la ilustración de luz de parada, aunque sabía que la luz se volvería verde, el hecho es que en el presente la luz no era verde. Mi presciencia de lo que sucedería sólo podría ser actualizada como sucedió en el tiempo. Sin que la luz se volviera verde, mi presciencia era todavía subjetiva. Dios no determina lo que haremos, y luego nos obligará a hacerlo, sino que "mirará" en el tiempo anticipado (futuro) y verá lo que sucederá.

Los pensamientos de Dios y la presciencia no se hacen reales hasta que lo que sucederá realmente sucede en el tiempo. Se dice que Jesús es el cordero muerto desde la fundación del mundo. En la mente de Dios, Jesús fue considerado sacrificado por los pecados del mundo antes de ir al Calvario. El hecho era que cuando llegó la plenitud del tiempo, Jesús realmente murió en el Calvario. Sobre esta base podemos ser perdonados de nuestros pecados. No fuimos perdonados cuando Jesús fue crucificado sólo en la presciencia de Dios. Pudimos ser perdonados sólo después de que el sacrificio se actualizó en el tiempo. Si el conocimiento de Dios sobre nuestro futuro hace que nuestro presente sea innecesario, o simplemente actuando fuera de un guión, entonces tendríamos que concluir que la muerte de Jesús no era necesaria. Dios debería haberle perdonado basándonos en el pensamiento de que Jesús fue muerto. El hecho de que Jesús tuvo que venir y morir con el tiempo da precedencia al hecho de que la actuación de los eventos en el tiempo es necesaria para que los eventos conocidos sean considerados reales para Dios.

Conclusión

El tiempo es una creación de Dios que es necesaria para la existencia de la realidad creada. El tiempo presente es la única vez que realmente existe. El pasado y el presente son sólo perspectivas del tiempo de la mente del conocedor. Aunque el pasado es real en que sucedió, y el futuro será real en que sucederá, el único tiempo que existe es el presente. Esta comprensión del tiempo nos lleva a creer que la eternidad no será atemporal, sino que será un tiempo interminable. También nos lleva a creer que los resultados de nuestras vidas son de suma importancia para Dios, y que su presciencia del futuro no hace que la acción humana carezca de sentido o sea innecesaria.




[1] This is based off of Genesis 1:1 where it says, "In the beginning God created the heaven and the earth." "Beginning" indicates the creation of time; "heaven" indicates the creation of space; "earth" indicates the creation of matter.
[2] Augustine, Confessions (London: Penguin Books, 1961), p. 264.
[3] Ibid., 266.
[4] Ibid., 277
[5] Ibid., 269.
[6] I say "some" because I do not mean to say here that the future is entirely determined by man's actions. At times God intervenes in His creation to bring His will to pass, irregardless of man's will. If we do not confess this to be true, we end up relegating prophecy to nothing more than God foretelling what man will do. The Biblical portrait of prophecy is God foretelling man what He will do, and what He will bring to pass. This does not eliminate human freedom, but it does subject it to God's freedom.